Es decir: Recuerdo las negras mañanas de sol cuando era niña es decir ayer es decir hace siglos
Send As SMS

27 de febrero de 2007

Samsa también descubre su metamorfosis porque despierta

Estoy dormida. La persiana baja lo deja todo en la oscuridad. Se escucha un ruido que antecede el despertar: es el ascensor. La autora es la única que tiene noticias de este ruido, porque la durmiente, por definición, no se entera. ¡Por dios! ¡Qué sonido de mierda le puse al teléfono! Evidentemente, dimos paso a la que era durmiente. Una palma tantea mi entorno inferior que es tela, goma espuma, hilo, baba, ácaros, temperatura y sudor y encuentra el teléfono. Era una alarma, mí alarma para avisarme que según mis propios cálculos ese día la crisálida #13 se rompería y nacería mi décima mariposa. Restan por nacer siete. Hay siete pupas sin eclosionar. Hay diez pupas que eclosionaron. Hay tres que ya no van a eclosionar nunca más. Todas tienen un número, ese es su nombre. ¿Cuántos nombres hay en total? Hay veinte. Como la edad que tenía cuando empecé a hacer esto.

Interrumpe la autora: esto es una especie de background que te da ella para que tengas dónde apuntalar tu imaginación cuando te diga que sus cálculos, se mete de sopetón la que era durmiente: ¡lo quiero decir yo! que mis cálculos tienen la precisión de un reloj suizo y yo acabo de ver en este cuarto el nacimiento de una de mis mariposas. La que se llama Trece. Ahora miro el recorte de Vladimir Nabokov que está pegado en la pared y me dan ganas de llorar, pero no lloro y me pongo a leerlo en voz alta. Hago lo que no planeo hacer con ninguna de las crisálidas que jamás eclosionaron. ¿Para qué darles este regalo desde mi lado del mundo que les da bienvenida a un puñado de muertas? ¿Para qué?

Y ahí está ella que mientras pendula aprovecha para liberar de a poco sus alas y reconocerlas como firmes partes de su cuerpo; desinflando de a poco la panza que sale siempre hinchada porque las mariposas al nacer tienen el abdomen diez veces más grande que el tamaño normal. A que no lo sabías. Y mientras que de todo esto se encarga ella yo camino como autista en la habitación leyendo. Relatándole. Contándole. Mostrándole a mi mariposa un pedazo de este mundo al que vino.

Unas horas después tengo sueño y apoyo la cabeza en mis brazos, sobre la mesa. La autora retoma: para comprender del todo a este texto, es necesario recurrir al recorte que mencionaba la durmiente. No se moleste en buscarlo, aquí lo tiene. Mientras Ud. lee eso, yo voy a subir la persiana para que la mariposa salga.

Etiquetas:

9 Susurraron:

Blogger Luleau.- susurró...

Cualquier analogía que se haga entre Melibé/Melisa y Ninfa/Mariposa peca de reduccionista. Igual, es medio inevitable hacerlas.

En realidad, coexisten. Si hay que hacer una analogía (hay qué hacerla?), la emparentaría más con Jeckyll/Hyde.

martes, febrero 27, 2007 3:59:00 a. m.  
Blogger Criminel susurró...

Al despertar Gregorio Sarasa una mañana, se encontró convertido en un post...

miércoles, febrero 28, 2007 8:18:00 p. m.  
Blogger ***CaRo*** susurró...

Maravilloso relato señorita.
"Si agita hoy, con su aleteo, el aire de Pekin, una mariposa puede modificar los sistemas climáticos de Nueva York el mes que viene"
Tenga cuidado con su aleteo...

viernes, marzo 02, 2007 10:58:00 a. m.  
Anonymous Manón susurró...

yo pude experimentar en carne propia ser oruga, ninfa y mariposa al mismo tiempo (para tres personas diferentes, claro).
es usted una convidadora de sensaciones olores sabores emociones texturas formas imágenes: me tendrá muy seguido de visita por acá. un placer.

sábado, marzo 03, 2007 12:29:00 a. m.  
Blogger Salina susurró...

Una amiga, de una amiga que vive en Holanda dice desde el chat chau me voy a leer a melibe y se despide con esta dirección y acá estoy desde hace una hora !!!!!!!!!con todo lo que tenia que hacer!!!!!!!!! Pero lo peor es que voy a volver.....después que pueda irme

sábado, marzo 03, 2007 5:24:00 p. m.  
Anonymous Manón susurró...

otra vez yo, es que esta tarde estaba con mi prima en el chat, ella vive en Holanda, yo presentándole a melibé, leyéndola juntas hasta que se puso a charlar en el chat con otra amiga.
y ahora leo el comentario anterior y pienso: es que melibé es muy contagiosa, se propaga como la gripe, de boca en boca, de beso en beso.

domingo, marzo 04, 2007 4:25:00 a. m.  
Blogger Melibé susurró...

Luleau -> Si yo fuera alguien interesante y Ud. un gran escritor, de ahí, saldría una buena idea.

Criminel -> Oigamé, ¿me está insultando?

Caro -> Todo es caos, es fácil decirlo.

Manón -> El placer es mío y a ver cuándo confluyen en una sola todos aquellos espectadores.

Salina -> Estas cosas me vuelan la cabeza, en un buen sentido, en serio. Gracias.

miércoles, marzo 07, 2007 3:53:00 a. m.  
Blogger Criminal susurró...

Para nada estimada Melibé.

miércoles, marzo 07, 2007 8:52:00 p. m.  
Blogger Melibé susurró...

Ah... menos mal, casi estallo en histérico llanto.

miércoles, marzo 07, 2007 9:22:00 p. m.  

Publicar un comentario

Linkea este post:

Crear un vínculo

<< Vuelta a casa